Tuesday, Sep 30th

Last update05:00:00 AM GMT

You are here Salud Tu Familia Razones por las que los niños mienten

Razones por las que los niños mienten

Niños mienten

Quién esté libre de haber dicho una mentira alguna vez, que tire la primera piedra. Y estoy segura que ninguna aterrizará sobre mi cabeza. Se miente por varias razones como, por ejemplo, no querer herir los sentimientos de alguien o salir de una situación un tanto embarazosa.

Cuando nuestros pequeños mienten, nos inquietamos y si sucede con alguna frecuencia, incluso esto nos genera frustración y enojo. Te propongo entender las razones por las que los niños mienten porque, como bien sabemos, las narices no crecen por más mentiras que digan.

Las mentiras en niños
La comprensión del significado de la verdad, de decir la verdad o no y de sus consecuencias, está íntimamente ligado al desarrollo de los niños. En niños menores de tres años, la mentira no tiene ningún significado para ellos, ya que no entienden que los pensamientos son privados de cada uno, creen que sus padres pueden leerles la mente.

Después de los tres años ya empiezan a entender que nadie puede leerles la mente, su imaginación es muy poderosa y disfrutan aplicándola en sus juegos. Por eso, muchas veces a esta edad ocurre que frente a alguna pequeña "fechoría" realizada por ellos, le echen la culpa a su peluche o muñeco preferido. Cuando empiezan el colegio, su mayor preocupación es complacer a los padres más que en hacer lo correcto. Por este motivo, suelen recurrir a las mentirillas para dibujarnos una sonrisa.

Entre los ocho y los nueve años, ya pueden diferenciar perfectamente la realidad de la fantasía, la mentira de la verdad, por ende, ya han desarrollado el sentido de lo que es correcto y de lo que no.

¿Por qué mienten los niños?
Existen varios motivos por los cuales los niños pueden mentir. Entre ellos, que no comprenden la diferencia ente lo correcto y lo incorrecto debido a la edad; miedo al castigo o a perder el afecto de sus padres; tener baja autoestima; para impresionar a sus amigos y lograr pertenecer a un grupo; porque copian lo que de alguna manera han visto y escuchado en su casa (¿quién no le ha pedido a su hijo que "diga que no está", cuando alguien llama por teléfono y no sentimos ganas de hablar en ese momento?) porque la mentira representa sus deseos más intimos; en niños mayores, casi adolescentes, por mantener a resguardo su privacidad.

¿Cómo evitar que un niño mienta?
Además de haber agotado seguramente el cuento de Pinocho o la fábula de Pedro y el lobo, hay otros recursos para tratar el tema de la mentira. Algunas estrategias para emplear en el caso de que nuestros niños mientan son: no entrar en una batalla para que digan la verdad; enseñarles por qué es importante decir la verdad, si decimos la verdad, la gente confiará en nosotros y además, siempre puede sentirse seguro de decirla, aunque haya pasado algo malo.

Debe encontrar en nosotros comprensión y no enojo; no lo etiquetes de "mentiroso", las etiquetas tienden a fomentar el tipo de comportamiento que se trata de evitar; que sepan lo satisfecho que estás cuando, venciendo sus temores o su verguënza, optaron por decirte la verdad; respeta la privacidad de tu hijo adolescente, él encontrará el momento para confiarte lo que le preocupa. Por último, di siempre la verdad, ellos aprenden mejor del ejemplo.